Publicado: 15 sep 2021 01:43 GMT

El presidente resaltó que el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial son «un solo cuerpo», e instó al «buen entendimiento» entre ellos.

Tras haber promovido y liderado la semana pasada las protestas de la ultraderecha que llamaban a dar un golpe de Estado institucional contra el Supremo Tribunal Federal (STF) y el Senado, el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, ahora asegura que la armonía entre los poderes institucionales de Brasil representa la «alegría del pueblo».

En un acto realizado este martes en el Palacio de Planalto, reseñado por el medio local Folha de S. Paulo, Bolsonaro resaltó que el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial son «un solo cuerpo», e instó al «buen entendimiento» entre ellos.

En la ceremonia oficial, el jefe de Estado repartió homenajes a parlamentarios y un ministro del STF, José Dias Toffoli. Al acto asistieron además los presidentes de la Cámara de Diputados, Arthur Lira (PP-AL), y del Senado, Rodrigo Pacheco (DEM-MG).

«Nuestro gobierno habla con todos. Este premio, este simple trofeo, es un reconocimiento a todos ustedes por su colaboración con el Gobierno y con Brasil», afirmó el líder de la ultraderecha brasileña.

"No se puede ir al todo o nada": Bolsonaro ahora pide calma a sus seguidores para no afectar la economía de Brasil"No se puede ir al todo o nada": Bolsonaro ahora pide calma a sus seguidores para no afectar la economía de Brasil

«¿Qué haría el Ejecutivo sin el Senado, sin la Cámara, y también, por qué no yo, o en muchos momentos sin el STF? Somos un solo cuerpo. Nuestro buen entendimiento [es] la alegría de nuestro pueblo», continuó.

Después de liderar actos golpistas el 7 de septiembre y tras haber retrocedido días más tarde con una nota retórica que bajó el tono de sus diatribas con los demás poderes, Bolsonaro dedicó también unas palabras a los medios, otro de los principales blancos de sus cotidianos ataques.  

«Nuestra libertad de prensa, con todos sus defectos, tiene que persistir y, al menos en lo que dependa de nosotros, jamás habrá alguna medida de censura», mencionó el presidente, pues «aún con todos sus defectos, [la prensa] es mejor hablando que callada».