Bruselas/La Haya.- Al menos 48 personas fueron detenidas en Bélgica y 30 en Países Bajos este martes en una operación contra varios grupos del crimen organizado que operaban utilizando una plataforma de mensajería encriptada conocida como Sky ECC, lo que también supuso 275 registros en domicilios y oficinas en ambos países.

Las autoridades neerlandesas y belgas, que cooperaron en las redadas y las indagaciones, informaron este martes separadamente de los detalles de sus operativos, que fueron posibles después de que los investigadores lograran descifrar y leer mensajes intercambiados por estos grupos a través del proveedor Sky ECC.

Según la Fiscalía federal belga, un total de 48 personas fueron arrestadas hoy en varias redadas efectuadas en las principales ciudades de Bélgica y son sospechosas de integrar una organización que suministraba presuntamente teléfonos encriptados a grupos delictivos.

Los doscientos registros movilizaron a unos 1.600 policías en Amberes, Bruselas, Charleroi y Lieja, en una operación policial considerada la mayor jamás organizada en el país y en la que los agentes se incautaron de más de 1,2 millones de euros y confiscaron 17 toneladas de cocaína, 15 armas prohibidas, entre ellas 6 de fuego, 8 vehículos de lujo, 3 máquinas de contar dinero, uniformes de policía y balizas GPS.

En un comunicado conjunto, la Policía y la Fiscalía neerlandesas informaron de 75 redadas domiciliarias y la detención de una treintena de personas como parte de esta investigación internacional, conocida como “Argus”, lo que requirió de acciones policiales en La Haya y en Róterdam, entre otros puntos del país, incautando también 28 armas de fuego.

Previamente, las autoridades se habían hecho con miles de kilos de cocaína, heroína y hachís, además de varias armas, miles de millones de euros y desmantelaron laboratorios de drogas, lo que llevó entonces al arresto de 43 sospechosos en Países Bajos en un operativo anterior al de hoy, según la Fiscalía neerlandesa.

“La investigación Argus ha golpeado duramente al crimen organizado: grupos internacionales involucrados en el tráfico de drogas y el blanqueo de dinero a gran escala, los asentamientos violentos, etc., dependen completamente de la comunicación protegida. Los usuarios piensan que están a salvo y fuera del alcance de la policía y el poder judicial, la plataforma Sky ECC les prometió una red global segura”, agregó la Fiscalía neerlandesa.

De los aproximadamente 171.000 teléfonos SKY ECC en circulación en todo el mundo, cerca del 25% de los usuarios se encuentran en Bélgica (6.000), la mitad de ellos en Amberes, sobre todo en la zona portuaria, y en los Países Bajos (12.000).

Estos teléfonos están equipados con software de cifrado de SKY ECC, una empresa que opera desde Canadá y Estados Unidos, y sólo pueden recibir mensajes de texto y voz e imágenes de otros usuarios del servicio. El precio del teléfono se estima entre 800 y 2.200 euros por una suscripción de 6 meses.

Al percatarse de que los servicios prestados parecen estar destinados exclusivamente a satisfacer necesidades delictivas, la Fiscalía Federal belga abrió una investigación a finales de 2018 contra SKY ECC y contra quienes distribuyen estos teléfonos entre organizaciones criminales.

La policía federal reclamó a SKY ECC 5 millones de euros por descifrar su sistema, señaló hoy el fiscal federal Frédéric Van Leeuw en una rueda de prensa en Bruselas para informar de un caso que combina «retos tecnológicos, especialmente el desciframiento, el tratamiento de ‘big data’ por parte de los servicios de inteligencia y la realización de investigaciones complejas».