EL NUEVO DIARIO, BRASIL.– Los principales colegios electorales para escoger a los alcaldes de 57 urbes brasileñas, entre ellas las metrópolis Sao Paulo y Río de Janeiro, cerraron este domingo sus puertas a las 17:00 hora local (20:00 GMT) en la segunda vuelta de las elecciones municipales.

Debido a los diferentes husos horarios de Brasil, los primeros colegios en cerrar sus puertas fueron los de los estados de las regiones sur, sureste y noreste, donde se concentran varias de las alcaldías que fueron al balotaje este domingo.

Además de Sao Paulo, con casi nueve millones de electores, y de Rio, con casi cinco, los electores de otras grandes ciudades como Recife, Fortaleza, Porto Alegre y Manaus acudieron a las urnas por no haber contado con una candidatura que lograra más de los 50 % de los votos en la primera vuelta del pasado 15 de noviembre.

Pese a que las 57 urbes del balotaje representan tan sólo el 1 % de los 5.569 municipios de Brasil, en la jornada del domingo fueron convocados casi 40 millones, la cuarta parte (25 %) del total de 148 millones de votantes del país.

Las diez horas de votación se desarrollaron sin incidentes de calado bajo estrictas medidas sanitarias, que incluyeron la obligatoriedad de máscaras para poder votar y un horario extendido en una hora con una franja reservada a los ancianos (7 a las 10 horas).

Se espera que el escrutinio sea más rápido que en la primera, cuando un intento de ataque cibernético retrasó varias horas la difusión de los resultados.

En Brasil, el voto es obligatorio y se hace mediante urna electrónica, una modalidad considerada fiable según los especialistas, pero que ha sido puesto en duda por el presidente Jair Bolsonaro.

PUGNA EN SAO PAULO Y RIO

La alcaldía de Sao Paulo, mayor ciudad de Suramérica con 12 millones de habitantes, se la disputan entre el actual ocupante del cargo, el centro derechista Bruno Covas, y el líder izquierdista y excandidato presidencial Guilherme Boulos, ambos con posiciones críticas a Bolsonaro.

Covas es señalado por los sondeos como el favorito para vencer este domingo, con el 47 % de la intención de voto, pero Boulos (40 %).

La alcaldía de Río de Janeiro, con unos 7 millones de habitantes, la disputarán el actual alcalde, el pastor evangélico ultraconservador Marcelo Crivella, que cuenta con el apoyo de Bolsonaro, y el exalcalde Eduardo Paes, ambos salpicados por escándalos de corrupción.

Las encuestas prevén una victoria de Paes, con el 55 % de los votos, lo que supondría otra derrota para Bolsonaro, cuyos candidatos apadrinados lograron malos resultados en el primer turno.

En Fortaleza, Wagner Sousa Gomes, conocido como el “capitán Wagner” y apoyado por Bolsonaro, también parte en desventaja en el balotaje frente a un candidato de centro-izquierda.

También destacan las carreras electorales en Recife, con una encarnada lucha entre el centro-izquierda y el progresista Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y Porto Alegre, donde una candidata comunista pugna por ganar la Alcaldía.