Transcurrió en un entorno más tranquilo que el primer cara a cara entre los candidatos.

El debate electoral final entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su rival demócrata, Joe Biden, ha estado marcado por acusaciones mutuas en temas de la pandemia, corrupción y política, aunque transcurrió en un entorno más tranquilo en comparación con el primer cara a cara entre los candidatos.

El primer tema que abordaron fue la pandemia de coronavirus. Mientras que Trump defendía su gestión y prometía que EE.UU. en las próximas semanas obtendrá la vacuna contra el coronavirus, Biden comentó que «esto lo dice el hombre que previamente aseguró que todo terminaría para Pascua y luego ese verano».

«Ya nos enfrentamos a un invierno oscuro, y no tenemos ningún plan ni perspectiva de que la vacuna esté disponible para la mayoría de los estadounidenses a mediados del próximo año», señaló el candidato demócrata.

Biden indicó que Trump no tiene un plan para luchar contra el coronavirus y que él, en cambio, de ser elegido, hará todo lo posible para «alentar el uso de mascarillas en todos lados y siempre». Además, aseveró que el mandatario ya sabía de la gravedad del virus en febrero, pero no quiso informar de ello a la sociedad estadounidense. 

Más información, en breve.