Londres.- La empresaria estadounidense Jennifer Arcuri dio por hecho en una entrevista que publica este sábado el tabloide «Daily Mail» que mantuvo una aventura sentimental con el ahora primer ministro británico, Boris Johnson.

El líder conservador evitó este año una investigación criminal por haberla presuntamente favorecido cuando él era alcalde de Londres, entre 2008 y 2016.

Al ser cuestionada por ese «affaire», que habría sucedido cuando el líder conservador todavía estaba casado, Arcuri respondió: «Creo que no hace falta ni decirlo, está básicamente en todos sitios, pero no voy a hablar de ello».

«En aquel momento me preocupaba por él profundamente, aunque nunca utilicé la palabra con ‘A’ (por ‘amor’). No habría reconocido estar enamorada. Me importaba mucho ese hombre y creo que eso lo deja absolutamente claro. Eso es todo lo que quiero decir», agregó la empresaria, de 35 años.

Arcuri, emprendedora del sector tecnológico, llegó a recibir unos 141.000 euros en dinero público y tuvo acceso a varias misiones comerciales del consistorio londinense en el extranjero cuando Johnson era el primer edil, según han revelado medios británicos.

El ahora jefe de Gobierno, de 56 años, participó como orador invitado en diversas presentaciones de la compañía de Arcuri, si bien ha negado en todo momento haber actuado para beneficiar a la empresaria.

El pasado mayo, la Oficina Independiente de Conducta Policial (IOPC, en inglés), supervisora de la Policía, decidió que Johnson no sería sometido a una investigación criminal por este caso.

El organismo concluyó que Johnson tuvo una «estrecha asociación» con la mujer y tal vez hubo entre ellos una «relación íntima», pero no halló bases proceder a un pesquisa sobre la conducta del líder conservador.