El Nuevo Diario, Panamá.- La Fiscalía de Panamá informó este viernes de que pedirá que tres personas sean imputadas por su vinculación con una fosa con restos óseos hallada durante la investigación de una secta en la comarca Ngäbe-Buglé, varios de cuyos supuestos miembros están detenidos y acusados de abuso de sexual y maltrato de menores.

La fosa fue hallada el pasado fin de semana en el sector de Área Norte próximo al río Chúcara, en la comarca Ngäbe Buglé, donde los forenses realizaron las exhumaciones para determinar si se trataba de restos humanos y a cuántos individuos podrían corresponder.

El Ministerio Público dijo este viernes que este “sábado participará en audiencia de control en donde se solicitará imputar cargos para 3 personas por el hallazgo de restos dentro de fosa clandestina en la Comarca Ngäbe-Buglé”.

“Dos de estas personas están detenidas por hechos ocurridos en la comunidad de Agua de Salud, en el distrito de Ñürüm, imputadas por maltrato y delito sexual contra menores de edad”, añadió la Fiscalía en mensajes en su cuenta de Twitter.

En agosto pasado se identificó una supuesta secta en el área de Ñurum y se le vincula con la retención de al menos cinco menores de edad, rescatados ya por las autoridades.

El supuesto líder de este grupo, un joven de 18 años, fue detenido la semana pasada e imputado de los delitos de abuso sexual y maltrato al menor, lo mismo que al menos otras cuatro personas arrestadas previamente.

La Fiscalía panameña investiga a tres supuestas sectas religiosas, todas autóctonas de acuerdo a información judicial, detectadas en diferentes áreas de la comarca Ngäbe Buglé desde enero pasado.

La primera de estas sectas, denominada “La Nueva Luz de Dios” fue detectada en enero pasado en el área del Alto Terrón, Santa Catalina, y 9 de sus miembros son enjuiciados por el asesinato de una mujer embaraza de 33 años, sus 5 hijos de entre 1 y 11 años, y una adolescente de 17 años durante supuestos ritos.

Uno de los procesados en el abuelo de los 5 menores, de acuerdo con la información judicial.

En junio pasado en el sector de Toncrick Arriba, también de Santa Catalina, se detuvo a cuatro hombres y dos mujeres luego de que vecinos denunciaron que habían atentado contra la vida de lugareños durante presuntos ritos religiosos, de acuerdo con datos de la prensa local.

La tercera es la que está presuntamente vinculada a la fosa hallada la semana pasada.