De acuerdo con el Ejército estadounidense, la medida está destinada a garantizar la seguridad de las fuerzas de la coalición.

El Pentágono ha enviado varios vehículos blindados, sistemas de radar y tropas adicionales a Siria, reforzando la presencia militar estadounidense en el país tras un enfrentamiento con las fuerzas rusas el mes pasado. Los despliegues, acompañados de un aumento de las patrullas aéreas sobre el este de la nación árabe, fueron anunciados por el Mando Central de EE.UU. (CENTCOM) este viernes.

«Estados Unidos ha desplegado un radar Sentinel, ha aumentado la frecuencia de las patrullas de aviones de combate de EE.UU. sobre las fuerzas de EE.UU. y ha desplegado vehículos de combate Bradley para incrementar las fuerzas de EE.UU. en el Área de Seguridad del Este de Siria (ESSA)», aseveró el portavoz de CENTCOM, el capitán Bill Urban, en un comunicado.

De acuerdo con el vocero, la medida está destinada a garantizar la seguridad de las fuerzas de la coalición. «Estas acciones son una clara demostración de la determinación de Estados Unidos de defender a las fuerzas de la Coalición en la ESSA y garantizar que puedan continuar con su misión de derrotar al Estado Islámico sin interferencias», explicó Urban.

Según los informes, el nuevo despliegue incluirá media docena de Bradleys y alrededor de 100 soldados, aunque no está claro exactamente dónde operarán en Siria.

Trump revela que planeaba deshacerse de Al Assad, pero no lo hizo porque se opuso su secretario de DefensaTrump revela que planeaba deshacerse de Al Assad, pero no lo hizo porque se opuso su secretario de Defensa

Aunque Urban no mencionó a Moscú en su anuncio, otro funcionario estadounidense que se negó a ser identificado señaló a la CNN que los despliegues están pensados ​​como una «señal clara para que Rusia se adhiera a los procesos de eliminación de conflictos mutuos» y «evite acciones poco profesionales, inseguras y provocativas en el noreste de Siria».

Choque de fuerzas

La medida se produce menos de un mes después de un tenso encuentro entre las fuerzas estadounidenses y rusas en Siria: una colisión de vehículos militares de ambos países que, según el Pentágono, dejó heridos al menos a cuatro soldados estadounidenses.

Si bien Washington culpó a Moscú por un comportamiento «provocador» durante el incidente, Rusia argumentó que comandantes estadounidenses relevantes habían sido informados de la ruta de la patrulla rusa y que los vehículos estadounidenses intentaron bloquear su camino.

Las imágenes de video del incidente parecen mostrar camiones blindados rusos perseguidos por vehículos estadounidenses, así como un helicóptero ruso volando bajo sobre el área en medio del enfrentamiento.

Horas antes del nuevo despliegue, el presidente Donald Trump insistió en una rueda de prensa en que las fuerzas estadounidenses «están fuera de Siria», con la excepción de «las tropas que protegen el petróleo», refiriéndose aparentemente a los soldados norteamericanos que operan con militantes kurdos locales que ocupan varios campos petroleros en el este de Siria.