Las autoridades se enteraron de los hechos este año durante una investigación no relacionada y ahora el culpable ha sido arrestado y acusado de cargos por invasión de la privacidad personal en primer grado.

En 2018, la marca deportiva Nike despidió a un empleado de su planta en Oregón (EE.UU.) luego de que dos compañeros suyos se quejaran ante su supervisor de que el trabajador en cuestión los había estado grabando en secreto en el baño. En ese entonces la multinacional estadounidense decidió no informar a las autoridades de dicha conducta, pero ahora una reciente investigación dirigida por la oficina del ‘sheriff’ del condado de Washington descubrió que al menos 50 individuos habrían sido víctimas del exempleado, identificado como Khoi Dang Truong.

De acuerdo con un comunicado de ese departamento, los agentes se enteraron de lo ocurrido este año durante una investigación no relacionada y, luego de trabajar en conjunto con Nike los últimos meses, lograron involucrar a Truong con 23 víctimas que fueron discretamente filmadas con el celular del acusado. Ese hecho bastó para que el pasado viernes un jurado lo acusara de 10 cargos por invasión de la privacidad personal en primer grado y Truong fue arrestado cinco días después. Actualmente pesa sobre el acusado, de 27 años, una fianza de 100.000 dólares.

Los delitos habrían ocurrido entre 2017 y 2018. Al respecto, los investigadores subrayan que aún hay decenas de hombres afectados que falta por identificar en los videos y, por tanto, siguen sin ser vinculados al proceso. Por tal motivo, la Policía ha invitado a todos aquellos que crean haber sido víctimas de Truong a ponerse en contacto con las fuerzas del orden.