EL NUEVO DIARIO, EL SALVADOR.– La fiestas patronales de la capital de El Salvador arrancaron este sábado sin que los ciudadanos tengan mayores restricciones a su movilidad, pese a que según el presidente del país, Nayib Bukele, la curva de contagios se encuentra “prácticamente incontrolable”.

El alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, inauguró las celebraciones, que se realizarán principalmente de manera virtual, con una serenata y quema de pólvora en la plaza dedicada al Divino Salvador del Mundo.

“No podemos celebrar las fiestas ‘agostinas’ como lo hacíamos”, pero “el Divino Salvador del Mundo nos ayudará a salir adelante, unidos como salvadoreños”, publicó el alcalde en sus redes sociales.

El Salvador, pese a la escalada de casos registrada desde junio, no posee una normativa que prohíba la salida de los ciudadanos a raíz de los conflictos constantes entre el Gobierno de Bukele y el Congreso.

El único reglamento que rige la actividad económica del país es un plan de desescalada que mantiene restringido el servicio de transporte público y cerrados los restaurantes, al igual que los sitios turísticos y de actividades culturales.

Estas festividades son las más importantes y de las que más turismo generan en El Salvador, donde la actividad gubernamental se paraliza entre el 1 y el 6 de agosto, mientras que el sector privado lo hace los días 3, 5 y 6 del mes.

El Ministerio de Turismo salvadoreño prevé que al cierre del año 2020 el golpe de la pandemia de COVID-19 a este sector represente un pérdida de 1.145 millones de dólares en divisas, mientras la cifra de visitantes caerá en 1,8 millones de turistas.

El Congreso salvadoreño realizó el viernes su última sesión antes de entrar a vacaciones sin que se votara una propuesta del Gobierno de instaurar un estado de excepción por 15 días para tratar de frenar los contagios.

Las cifras del Ministerio de Salud del país centroamericano indican que al menos 17.050 personas se han contagiado con el coronavirus SARS-CoV-2, de las que 485 se encuentran en estado crítico y 459 perdieron la vida.

San Salvador es el epicentro del COVID-19 en El Salvador con 2.280 casos confirmados, lo que representa el 13,3 % del total de contagios. EFE