Según la Cancillería, el barco transportaba 47 bolsas de comida junto a «45 kilos de material metálico y 38 tambores para combustible».

La Cancillería de Venezuela afirmó este jueves que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) interceptó una embarcación tripulada por tres ciudadanos de nacionalidad colombiana, «con características delictivas propias del contrabando de combustible» aunque «camuflajeadas como supuesta ayuda humanitaria».

Según el comunicado, la nave de nombre ‘Cejal I’, que se encontraba en territorio venezolano, transportaba 47 bolsas de comida, 45 kilos de material metálico, presuntamente cobre, y 38 tambores para transporte de combustibles, aunque «no disponía de documentación alguna que avalara la carga».

Por esta razón, agrega el texto, la embarcación y sus tripulantes fueron conducidos hacia la población más cercana «a fin de realizar las indagaciones complementarias» respectivas.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Colombia asegura que se trata de una «retención arbitraria», pues la embarcación transportaba «ayuda humanitaria» donada por el «Consejo Noruego» para los indígenas colombianos.

Al respecto, el Gobierno venezolano duda que el Consejo Noruego y la Cruz Roja de Colombia «pongan en riesgo la posible condición humanitaria de una carga al contratar transportes que en razón de la evidencia son indubitablemente usados con propósitos delictivos».

En este sentido, Venezuela expresó su disposición de entregar los alimentos, pero precisó que, «en virtud de la presunta comisión de delitos tipificados en las leyes nacionales, la embarcación y los tripulantes quedarán a las órdenes de los tribunales» venezolanos.