El número de muertes se podrá contener por debajo de las 100.000 proyectadas, sostuvo el mandatario.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó este jueves que el país vive el momento más tenso de la epidemia del coronavirus y que pronto se verá un alivio.

«Estamos en la cima de la colina. Estoy bastante seguro de que estamos en la cima de la colina y ahora vamos hacia abajo. En algunos casos, ya hemos comenzado ese proceso», afirmó el presidente durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Al mismo tiempo, opinó que EE.UU. está en la parte inferior de la curva de mortalidad, no obstante, señaló que la economía estadounidense se recuperará pronto de la crisis causada por la pandemia, que ya resultó en el aumento del número de desempleados en 16 millones.

«Creo que la economía va a estar muy bien […] Parece que estamos en el extremo inferior de la curva en términos de muerte, que es una palabra terrible. […] Tenemos números que son terribles, pero cuando se observan los niveles de predicción más bajos, de 100.000, 120.000 a 220.000 [víctimas mortales], o si no hicimos nada, de hasta 2,2 millones de personas, esperamos un nivel mucho más bajo […] que el de 100.000″, aseguró Trump.

«No estoy seguro de que muchas personas vuelvan a ser iguales, pero creo que nuestro país desde un punto de vista económico terminará siendo más fuerte que nunca […] Vamos a tener un gran rebote», agregó.

Trump: "Si EE.UU. logra contener el número de fallecidos por el covid-19 en 200.000, será un muy buen trabajo"Trump: "Si EE.UU. logra contener el número de fallecidos por el covid-19 en 200.000, será un muy buen trabajo"

Por su parte, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. (NIAID, por sus siglas en inglés), Anthony Fauci, informó que las proyecciones actuales prevén que la pandemia causará la muerte de 60.000 personas en EE.UU.

«Al mismo tiempo que vemos un aumento en las muertes, vemos una disminución bastante dramática en la necesidad de hospitalizaciones», informó Fauci.

Según datos de la Universidad John Hopkins, en EE.UU. se han confirmado 466.299 contagios. De ellos, 26.522 casos han acabado con la recuperación y 16.686 con la muerte del paciente.